28
May
06

upa!, upa!

Upa!
Upa!

(1986)

Por David Ponce
(texto de carátula para reedición en CD)


H
ay una postal de Santiago de Chile ’85 en una imagen de la fotógrafa Andrea Yaconi tomada ese año en la Alameda. Son cuatro tipos, de noche, de negro, de pelos cortos, con el Metro a un lado y la Torre Entel al fondo. Es Upa! en sus inicios. Y hay otra postal de la misma ciudad al año siguiente: el primer disco del grupo. Estuvo listo el 15 de octubre de 1986, y empezó a ser grabado el 2 de julio, “en una noche oscura”, como consta en los créditos de el cassette original.

Y no era una metáfora por una noche sin estrellas ni nada parecido. Es literal.

«Fue una noche de apagón», recuerda Sebastián Piga, saxofonista. «Fue un atentado a torres en la época de las protestas. Tuvimos que esperar mucho rato, y seguramente grabamos poco, porque había toque de queda. O sea, a las doce había que irse porque a la una había que estar dentro de la casa. Ése era el ambiente. Y era súper natural, era parte del acontecer».

Toque de queda y apagón son dos coordenadas claras de la misma época en que Pablo Ugarte (voz y bajo), Mario Planet (voz y guitarra), Sebastián Piga (saxo, guitarra y teclados) y Octavio Bascuñán (batería) hicieron desfilar por las radios chilenas una tras otra las canciones “Sueldos”, “Cuando vuelvas”, “La bamba” y “Fotonovelas”, salidas todas de ese mismo álbum de foto en blanco y negro, y portada amarilla. Habían alcanzado a conocer la resistencia cultural chilena previa en la Agrupación Cultural Universitaria o en el Canto Nuevo, mezclada con la audición temprana de rockeros progresivos como Yes y Genesis, y que luego mezclarían a su vez con nombres más modernos como The Police, Talking Heads, New Order o Kraftwerk.

De modo que, como casi ningún otro grupo de su tiempo, Upa! tenía dos voces y tres autores (Ugarte, Planet, Piga) a favor de su variedad, y estaba al día en diversos sonidos: new wave en la cita posmoderna a un “Rock de París” o a las “Fotonovelas”, reggae en “África” y “Las masas son gente”, dark en “La nada”, funky en “La bamba”, algo de tecno en “Pasajeros del último metro”; todo en un mismo disco debut. Lo mejor de los ’80. Estaba el gris de la música y los versos de “La nada”, pero también había fiesta en “La bamba”.

«La letra (de “La nada”) es la historia de nuestras vidas en esa época, ser parte de una juventud disidente», recuerda Ugarte. «Nosotros andábamos de negro, éramos contraculturales, no queríamos la prosperidad de la dictadura y nos echaban los guardias de azul de los locales de Plaza Italia. Sentíamos la discriminación y la represión de ser hijos del estado de sitio, marginados del proyecto de sociedad que se instalaba a punta de armas».

«”La bamba” nació de mi época más Talking Heads, tendencia afro beat», evoca Planet. «Creo que manifiesta el conflicto del momento: cómo vivir aquí y ahora en medio de un sistema que sólo nos proponía terror y opresión. Lo oscuro está expresado en la línea ‘Cuando me olvido que estoy en la tierra te miro a los ojos y vivo la guerra‘: basta mirarse a los ojos para ver que no todo se arregla bailando. Pero otra dice ‘cuando me olvido que estoy en el cielo escalo tu cuerpo y subo de nuevo‘, lo contrario: me basta el amor para ver lo bello de este mundo, dark o no».

Un logo del diseñador Francisco Fábrega y una lista de invitados rara para la época son también parte del disco, desde los teclados de Jaime Vivanco, de Fulano, y los saxos de Cristián Crisosto (Fulano) y Pedro Villagra (Santiago del Nuevo Extremo), hasta el bajo de Silvio Paredes (Electrodomésticos), los coros de María José Levine, una joven Javiera Parra (que ni siquiera apareció en los créditos) y una guitarra de Stuka, integrante de los argentinos Los Violadores.

El saxofonista recuerda hasta hoy cómo nació el mayor éxito de este disco, “Cuando vuelvas”, escrito por él en una servilleta de la pizzería Il Successo, en Plaza Italia. Los cuatro finos acordes de guitarra iniciales son suyos. La otra guitarra, más bailable, es de Mario Planet. «Es la interpretación de Robert Fripp que tiene Mario: le sale cumbia. Le sale chileno», sonríe Piga. Tan chileno como la canción final. Si en el mismo año Los Prisioneros se retrataron en un carro de Metro chileno para su segundo disco, Upa! completaron el documento con una grabación real de cómo sonaban esos carros, con sus puertas y parlantes, en “Pasajeros del último metro”.

«Les pasé una grabadora chiquitita a uno o dos de ellos y fueron al Metro a grabar», recuerda el ingeniero Hernán Rojas, productor del disco y autor de la idea. El título es el mismo de la película francesa protagonizada por Catherine Deneuve que luego sería exhibida en el cine Normandie, a pasos de la propia Plaza Italia, sin ir más lejos. Pero la canción es chilena y real.

«Porque era algo que vivíamos. Coincide con la película», dice Piga, «pero nosotros éramos literalmente pasajeros del último metro: era el último o no había modo de volver».

Septiembre de 2006.
David Ponce | www.musicapopular.cl

Advertisements

0 Responses to “upa!, upa!”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


la enciclopedia de la música chilena




~~~
Inaugurada en el año 2005, la enciclopedia musicapopular.cl reúne más de mil biografías de músicos y bandas chilenas, junto a sus discografías completas; además de información adicional en torno a nuestra música, como libros, sellos y noticias. El sitio cuenta con una actualización permanente a cargo de un grupo de periodistas especializados en el tema. Conoce nuestro trabajo en www.musicapopular.cl.
~~~

contacto

Marisol García - Redacción.
solgarcia@yahoo.com.

Blog Stats

  • 1,286 hits

%d bloggers like this: